Consumo de energía o de calor

¿Sabes cuánta energía utilizas para calentar tu casa? Aunque muchas personas tienen una idea aproximada de cuánto gastan en sus facturas de energía, pocos conocen exactamente del consumo de energía o de calor de sus hogares si quieres contratar luz y el gas sigue leyendo y saber tu consumo.

Este hecho es sorprendente, porque conocer el consumo de energía o de calor de un hogar es lo primero que debes saber si deseas bajar el precio de tus facturas de calefacción. En este artículo, te contaremos lo que debes considerar al calcular tu consumo energético en calefacción.

Consumo energía o de calor, Consumo energía, Consumo de calor

El costo de calentar y enfriar hogares

La calefacción y la refrigeración en edificios residenciales y comerciales, representa la mitad del consumo de energía de la Unión Europea. En los hogares de la UE, la calefacción y el agua caliente representan por sí solos el 80% del consumo final total de energía.

Enfriar es solo una pequeña parte

El enfriamiento es una parte bastante pequeña del uso final total de energía, pero la demanda de los hogares y las empresas, como la industria alimentaria, aumenta durante los meses de verano. Esta tendencia también está relacionada con el cambio climático y el aumento de la temperatura.

El 85% de la energía para calefacción y la refrigeración se sigue generando a partir de combustibles fósiles, mientras que solo el 16% se genera a partir de energías renovables.

A través de este artículo, podrás saber más al respecto.

Consumo energía o de calor, Consumo energía, Consumo de calor

¿Cuánta energía consume tu casa?

Una casa típica en un clima templado, utiliza entre 5.000 kWh y 30.000 kWh de energía al año para su calefacción.

Ya sea que uses gas natural, fuel oil, electricidad o cualquier otro medio de calentamiento, deberías ser capaz de medir la energía utilizada para calentar tu hogar. Los dos mejores lugares para empezar son los medidores de energía y las facturas de energía.

Si usas sólo un combustible para calefacción, y nada más, entonces el uso anual de ese combustible es el número que estás buscando, y debería ser bastante fácil de encontrar. Si usas electricidad o gas natural para la calefacción, entonces lo más probable es que también lo uses para otras cosas como cocinar, calentar agua, en la iluminación y en los electrodomésticos.

Para explicar esto, puedes aprovechar el hecho de que, a diferencia de la mayoría de las demás necesidades energéticas, la calefacción es estacional.

Midiendo el consumo energético en calefacción

Digamos que tu casa utiliza electricidad para todas las necesidades energéticas. En un año tus facturas indican que utilizas 16.000 kWh para todo, incluyendo iluminación, electrodomésticos, cocina, calentar agua y para calefacción.

Si sabemos que, durante seis meses, cuando la casa no tiene calefacción, utiliza 3.000 kWh para todo, podemos suponer que durante los meses de invierno se utiliza aproximadamente lo mismo para estas mismas cosas.

De este modo, durante un año, las demandas no relacionadas con la calefacción representan 6.000 kWh, y los 10.000 kWh restantes se utilizan para la calefacción.

¿En qué unidades se mide el consumo de energía y calor?

Dependiendo del lugar donde vivas, y del tipo de combustible que utilices, se calculará el consumo de energía en unidades de medición diferentes. Para simplificar las cosas, en este post sólo utilizamos kilovatios-hora (kWh).

Para convertir otras medidas de consumo de energía en kWh, puedes utilizar los siguientes factores de conversión. En cada caso simplemente se multiplica por el número proporcionado para convertir a kWh.

Factores de conversión de unidades de energía y calor

Termias (Th) x 29,3 = kWh

Toneladas equivalentes de petróleo (tep) x 11.630 = kWh

Gigajulios (GJ) x 278 = kWh

Kilocalorías x 0,00116 = kWh

Si determinas cuánta energía utilizas para calefacción y la conviertes en kWh, estarás en condiciones de comparar tu consumo energético con el de otras casas y puntos de referencia.

La cantidad de energía que usas para calentar depende de varios factores. Estos incluyen: el tamaño de la casa, el clima local, el nivel de confort que se mantiene, el sistema de calefacción y la construcción de la casa.

Necesidades de calefacción en Europa

Las necesidades de calefacción en Europa, debido a las diferentes condiciones climáticas de cada país, son muy variables. Portugal es el país que menos calefacción consume, con menos de 2000 kWh por vivienda por año.

En el otro extremo del espectro tenemos a Dinamarca, que consume en calefacción más de 15.000 kWh por vivienda por año.

Según estos datos, si tomamos una media de 10.000 kWh de energía para calentar la vivienda, esto sería muy poco para mantener cómoda una vivienda en Dinamarca, pero mucho más de lo que se requiere en los países del sur, como Portugal, España o Italia.

Consideración de las diferencias en el tamaño de la vivienda

Para evitar el problema de las diferentes dimensiones de las casas, es normal que la energía utilizada para la calefacción se compare por unidad de superficie de suelo.

Si nuestra casa ejemplo (que utiliza 10.000 kWh de energía) tiene una superficie de 100 metros cuadrados, entonces utiliza 100 kWh por cada metro cuadrado al año.

Podemos hacer lo mismo con nuestras casas ejemplo europeas promedio, basándonos en el tamaño de la vivienda típica de cada país. Estimar cuánta energía utilizas para calentar tu casa por unidad de superficie es realmente útil. Esto te permite comparar tu uso con varias referencias útiles.

Si has calculado tu consumo de energía en términos de superficie de suelo, puedes empezar a comprender realmente cuánta energía utilizas para la calefacción. Este es el punto de partida desde el cual puedes formar estrategias para reducir tus facturas de calefacción y huella de carbono.

Ajustarse a las diferencias climáticas

Si quieres ser realmente técnico, también puedes comparar la energía utilizada para calentar tu casa teniendo en cuenta el clima local. Esto se hace utilizando grados/días (°Cd), un tipo de datos meteorológicos especializados que se calculan a partir de las lecturas de la temperatura del aire exterior.

Los grados/días se utilizan en los cálculos relacionados con el consumo de energía de los edificios y pueden indicar la cantidad de calefacción necesaria para mantener una determinada temperatura en un clima determinado.

Reduciendo tu factura de calefacción

La reducción del consumo de energía, mediante la calefacción y la refrigeración en los edificios y la industria, puede lograrse aumentando el uso de técnicas avanzadas de construcción y diseño, y de materiales aislantes de alto rendimiento en la renovación de edificios.

El uso de energía también puede reducirse mediante el uso de termostatos inteligentes. Estos pueden apagar la calefacción cuando se alcanza la temperatura establecida, pero además apagarla cuando no hay nadie en el edificio, en particular en los edificios de oficinas.

Otras estrategias

También se puede ahorrar energía actualizando los equipos de calefacción y refrigeración, como las calderas, con las tecnologías más modernas y eficientes. Otras tecnologías de calefacción y refrigeración renovables, como las calderas de biomasa y los sistemas de calefacción solar, reducen el uso de combustibles fósiles.

En la industria, la energía para la calefacción y la refrigeración puede ahorrarse con tecnologías energéticamente eficientes, como las unidades de cogeneración que producen tanto calor como electricidad, y mediante soluciones y tecnologías de gestión de la energía. Podrás saber más al respecto

a través de esta página.